Canales de comunicación no verbales | Dirección de Seguridad- Artículos Seguridad-PSOS
Security Courses

CURSOS DE SEGURIDAD


ARTÍCULOS DE SEGURIDAD


DIRECTORIO DE EMPRESAS


Canales de comunicación no verbales

Las personas transmitimos mensajes por medio de dos canales de comunicación principales: el verbal, es decir, por medio del lenguaje y el no verbal, el “lenguaje silencioso”. La comunicación no verbal acompaña el mensaje verbal de todas y cada una de las personas en todas y cada una de las diferentes culturas. Las distintas variables como edad, sexo, cultura, estatus y personalidad influyen en la manera en que se utiliza la comunicación no verbal. En 1872 Darwin escribió el primer estudio científico sobre “Expresiones de sentimientos en los rostros de personas y animales” y desde entonces continúa la investigación sobre el tema. El  “lenguaje silencioso” no verbal incluye diversos canales de comunicación, entre los que se cuentan:

La mirada:

La mirada durante una conversación, durante el proceso de pensamiento y procesado de información, en situaciones emocionalmente fuertes, en las relaciones amorosas… Este canal incluye la dilatación y reducción de pupilas, la duración de la mirada, su dirección, fuerza, el desvío de la mirada, el camuflaje de la mirada por medio de gafas oscuras, parpadeos, guiños…

Expresiones y gestos faciales:

Ante todo, el rostro humano expresa sentimientos. Las expresiones faciales se suelen dividir en tres grupos:

  • Descubiertas: expresan las sensaciones y pensamientos de la persona de manera abierta, honesta y espontánea.
  • Intencionadas: son las expresiones con las que la persona envuelve su rostro de manera consciente e intencionada.
  • Incontrolables (micronas): son expresiones y gestos que se asoman y desaparecen de la cara con gran rapidez. No se pueden controlar y ponen al descubierto los verdaderos sentimientos de la persona.

Lenguaje corporal:

El lenguaje corporal se considera el canal de comunicación no verbal más variado y complejo de todos. Incluye posturas, ademanes y movimientos como por ejemplo la firmeza, la orientación, los movimientos de la cabeza, manos y más.

Se suele dividir el conjunto de posiciones y posturas en dos grandes grupos: un lenguaje corporal “abierto”: seguro, comunicativo y participativo, frente a un lenguaje corporal “cerrado” que oculta, duda y no comparte.

Tanto la cultura de la que la persona proviene como el estado de ánimo en el que se encuentra tienen una gran influencia en la manera en que se utiliza el lenguaje corporal.

Voz y discurso:

En este canal se incluye el tono de voz, los cambios que en él se produzcan, la entonación, la duración de las pausas, los errores y los lapsus linguae, la duración del discurso, las alteraciones en el ritmo del discurso, la utilización de muletillas del tipo: eehhh…, ummm…, el silencio como expresión de duda y más.

Se ha descubierto que existe relación entre una situación emocionalmente fuerte y cambios en la vocalidad y sucede lo mismo en los procesos de elaboración de información en situaciones de persuasión, pensamiento o fraude.

Espacio personal:

Tanto el guardar un espacio personal por un lado y el contacto físico por otro son necesidades humanas básicas. Formas de utilizar el espacio personal: la defensa del espacio propio, la irrupción en el espacio del otro, contacto físico o por el contrario, evitarlo pueden indicar una postura positiva o negativa respecto al prójimo, un estatus de igualdad en la interacción o el origen cultural de cada cual.

Aspecto personal:

El aspecto personal se considera un canal de comunicación interpersonal de una gran influencia e importancia, aunque se trata de algo externo al cuerpo humano. La elección de un estilo de vestido concreto, el peinado, los complementos e incluso la elección y combinación de colores forman parte de este canal.  Su influencia es especialmente destacada en la primera impresión que se causa en un primer encuentro. Dado que es un canal que se puede controlar fácilmente y puesto que es de relevancia especial en ciertos contextos sociales y de negocio se suele invertir esfuerzos y atención al diseño y cuidado de este canal.

Entorno:

Las personas tendemos a diseñar y arreglar nuestro entorno de acuerdo a nuestros gustos y necesidades: elección del tipo de mobiliario, colores específicos, ubicación y tipo de sillas y butacas, utilización en mayor o menor medida de adornos, perfumes y ambientadores, música… A través del diseño de nuestro entorno podemos transmitir mensajes y crear el ambiente deseado.

La importancia de este canal y su influencia sobre las otras personas (incluso sin que se den cuenta) hacen que especialmente en el ámbito del comercio y los negocios se busque asesoría profesional en el diseño del entorno.

Utilización del tiempo:

El tiempo es un canal de comunicación “silencioso” pero de vital importancia. La exactitud, el rigor o la falta de rigor en el cumplimiento de los plazos, la distribución del tiempo entre diferentes tareas o personas, el hacer perder el tiempo a otras personas o el tratar de ganar tiempo a su costa influyen de gran manera en el mensaje general y dejan huella en la interacción entre personas, especialmente si se hace un uso manipulador y dominante del tiempo del otro.

En culturas diferentes la actitud hacia el tiempo es distinta. Una utilización inadecuada de este canal puede suponer una barrera comunicativa en encuentros interculturales y una fuente de tensión y malos entendidos.

Resumiendo:

Todos estamos expuestos a mensajes verbales y no verbales, tanto si somos conscientes de ello como si no. Cuando todos los canales de comunicación no verbal de una persona actúan en armonía, coinciden con el mensaje verbal y encajan con la situación en la que se encuentra se percibe a esa persona como convincente, coherente, estable y creíble. Por el contrario, la falta de correspondencia entre los distintos canales de comunicación despierta sospechas y atención y repercute en la credibilidad de la persona.

La capacidad de percibir los dos tipos de comunicación es una capacidad natural en el ser humano. Hay quienes nacen con una mayor capacidad para percibir e interpretar eficazmente la comunicación verbal y no verbal, pero la mayoría de nosotros necesita de conciencia, estudio y ejercicio para poder mejorar esta capacidad natural.

ADQUIERA  EL CURSO ONLINE DE DIRECCION  DEL FACTOR HUMANO EN EL SISTEMA DE LA SEGURIDAD

 

Dr. Nurit Krakover, PhD. en Psicología y experta en Lenguaje Corporal